En la compra de $ 2,000.00 pesos envió gratis

MANOS ÁSPERAS SECAS Y AGRIETADAS.

 

Es muy habitual el problema de las manos estropeadas, las manos delatan mucho de la persona, desde la edad al trabajo que se hace.

Dar la mano o una caricia y sentirla áspera, no es tan agradable como una piel suave.

Aunque por desgracia algunas veces es difícil mantenerlas sanas e hidratadas.

La piel de las manos no se diferencia mucho de la del resto del cuerpo, sin embargo, usamos las manos continuamente y están desprotegidas. A diferencia de los pies, que los llevamos calzados y tapados, las manos siempre están al aire, por lo que para mantenerlas sanas las debemos cuidar o prestar más atención a esta piel.

Es diferente la piel de la palma de las manos a la piel de dorso de las manos:

En el dorso de la mano, la piel tiene folículos pilosos, melanocitos, muy pocas glándulas sebáceas. La dermis del dorso de las manos es muy fina y es muy fácil que se deshidrate.

No hay casi tejido adiposo.

Está más desprotegida a las agresiones ambientales y mecánicas.

En la palma de la mano, no hay folículos pilosos, pero si más cantidad de glándulas sudoríparas y sebáceas, además la dérmis contiene más fibras y grasa, es este uno de los motivos por lo que la piel de la palma de las manos es algo más resistente que la del dorso.

La piel es una barrera protectora en la que los lípidos naturales protegen de la deshidratación, sin embargo, aparte de que las manos son más sensibles y se utilizan mucho desprotegidas, algunas personas tienen esa barrera mucho más fina por lo que las manos son más sensibles a los factores que las pueden estropear, secar y agrietar.

En invierno, el frío es uno de los factores clave involucrados en que esta piel se deteriore más fácilmente.

El dorso de la mano al no contener glándulas sebáceas es más fácil que no retenga el agua de la piel y, en consecuencia, se deshidrate.

Las manos se secan, se agrietan, pican, se pelan, se inflaman, se forman grietas que hasta pueden sangrar siendo dolorosas y hasta pueden aparecer eczemas.

ALGUNOS MOTIVOS POR LOS QUE PUEDEN ESTROPEARSE LAS MANOS

 

  • Especialmente en invierno, los cambios bruscos de temperatura (calefacciones – frío exterior)
  • La humedad, con el aire frío hacen que la piel se seque más
  • Mojarse las manos a menudo, aunque sólo sea con agua
  • Lavarse con detergentes demasiado agresivos pueden acelerar el proceso de estropear las manos
  • El contacto de las manos con productos químicos demasiado agresivos, detergentes, disolventes…
  • Contacto con productos en el trabajo diario como el polvo, jardinería, cementos, tierra, pueden alterar la capa lipídica de las manos y dejarlas más desprotegidas
  • Incluso el esfuerzo mecánico puede provocar que las manos se estropeen y se agrieten
  • Problemas crónicos de falta de lípidos, uso de fármacos como la isotretinoina o algunas dolencias como puede ser el hipotiroidismo, la diabetes o psoriasis

PROTEGER LAS MANOS

 

Es muy importante proteger las manos, tanto si se están utilizando productos que pueden irritarlas durante el trabajo, como si son muy sensibles al frío, para ello, lo ideal es utilizar guantes o en su defecto utilizar cremas que formarán una película protectora.

LAVAR LAS MANOS

 

Cuando se lavan las manos es preferible el agua fresca a muy caliente, ya que esta elimina la capa lipídica natural de la piel y así provoca una mayor deshidratación y sequedad.

Procurar lavar las palmas de las manos que es la parte más resistente de las manos (la parte que más se ensucia) intentando evitar el uso del jabón en los dorsos (mientras se pueda).

A ser posible utilizar sólo agua.

Secar posteriormente las manos con cuidado mediante una toalla de algodón, no dejarlas secar al aire y menos si es al aire libre.

Utilizar jabones sin detergentes, ni con contenido en alcohol (como suelen ser muchos geles bactericidas), que contengan productos astrigentes aunque sean naturales, como pueden ser los que son algo ácidos, como el limón u otros AHA. Es preferible utilizar productos como los Syndet.

Una vez lavadas las manos y después de secarlas se deben hidratar inmediatamente.

HIDRATAR Y NUTRIR LAS MANOS

 

Es preferible que la crema hidratante que vamos a usar sea cremosa y con alto contenido en lípidos, son preferibles los ungüentos a las cremas que a la vez tengan la capacidad de formar una película protectora y reparadora.

Es muy útil el uso de guantes para proteger las manos.

Pero también nos van a ser útiles para ayudar a penetrar los activos y reparar las manos, se pueden usar guantes de algodón si las manos están irritadas y pican.

Se puede utilizar también un guante no muy ajustado de plástico o un film (plástico como los de la cocina) formará una película oclusiva que ayudara a que la crema sea más efectiva.

Es preferible el uso de las cremas durante más veces (cada vez que se laven las manos y durante el día) que una vez al día, aunque sea muy nutritiva y oleosa.

Por ello se recomienda tener el producto al alcance fácil de nuestras manos, después de lavarlas, en la mesita de noche o en la mesa de trabajo.

Cuando se aplica la crema en las manos, se debe también aplicar en uñas y cutículas, estas se van a secar igual que las manos.

El uso de humidificadores puede hacer que la piel se mantenga más hidratada, y no sólo las manos.

REPARAR LAS MANOS

 Si sólo es sequedad en las manos y aspereza, aconsejo seguir las pautas que preceden, con ello se logra una gran mejora.

Sin embargo algunas veces el problema se agrava y aparecen fisuras. Las grietas sangran, siendo dolorosas, por lo que es necesario utilizar productos terapéuticos.

Cuando se trata de eczemas o grietas infectadas es preferible acudir al dermatólogo que recetará el producto más adecuado, que puede ser corticoides que además actuaran como antiinflamatorios y antibióticos en el caso de que se hayan infectado estas grietas.

Cuando en la piel existen grietas, es preciso que la crema que se use sea muy cicatrizante y protectora, en que lleve componentes como la vaselina o la lanolina, la manteca de karité y la cera de abejas.

Como extracto natural cicatrizante, el producto más adecuado es la centella asiática, si las grietas sangran es preciso que se use además un poco de antibiótico para evitar la infección, también se debe descartar la infección por hongos, por lo que cuando por mucho que se traten las fisuras, demora en cicatrizar, se puede sospechar este tipo de infección.

Para evitar que éstas se abran y cueste más en cicatrizar, es importante que la piel esté hidratada y más elástica.

Nuestro producto para manos resecas y muy estropeadas

Bálsamo de benjuí Suaveseda clásica y suaveseda plus.

 ARTICULO TOMADO DEL BLOG https://blog.hola.com/farmaciameritxell

Dejar un comentario

Garantia

Compra Segura y Blindada

Nuestra página cuenta con certificado de seguridad SSL encriptado para asegurar los datos de tus tarjetas de credito y debito al 100%

Entrega a domicilio en toda la Republica mexicana

Compromiso de entrega  de 3 a 5 dias.

Seguimiento las 24 horas

Monitoreo a través de las plataformas de envió.

Atención 24/7